Mujeres destacadas en la historia de la natación chilena.

En una crónica publicada en la Revista Gol y Gol, de fecha 19 de diciembre de 1962, se dice que Victoria Caffarena, “Toyita”, fue la primera gran estrella femenina de la natación chilena. Entre los años 1927 y 1930 logró ocho títulos de campeona de Chile, en l os estilos libre y espalda y en 1927 cubrió los 100 metros libres en 1.27.6, estableciendo récord sudamericano.

En la década del 30 la nadadora Inge Von der Forst destacó en el nivel sudamericano y europeo en estilo pecho. Inge nació en Krefeld, Alemania. A los 11 años de edad ingresó al club de natación Krefeld 09 y a los 13 años clasificó para defender a Alemania en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, pero su participación se frustró pues su padre debió viajar a Chile. Los planes eran estar un año pero la familia Von der Forst se quedó para siempre. Inge se adaptó rápidamente al país y comenzó sus entrenamientos, siendo llamada a integrar la delegación chilena de natación que compitió en el Panamericano de 1940, realizado en Buenos Aires. Después de esta competencia batió el récord sudamericano en 100 metros pecho, estableciendo un registro de 1.30.6. Poco tiempo después este registro lo mejoró estableciendo una marca de 1.24.1, pero que no fue reconocido como récord pues la nadadora brasileña María Lenck nadó los 100 metros en 1.20.5, quien el estilo pecho lo nadaba con la brazada de mariposa. Cuando la Confederación Sudamericana de Natación separó ambos estilos, es decir, estilo mariposa con la nueva brazada y pecho con la brazada tradicional, el récord de Inge fue reconocido, haciendo justicia a una gran campeona.

En el año 1979 y nos encontramos con la nadadora chilena más destacada surgida de la Escuela de Talentos, Ingeborg Müller, quien a los 14 años de edad batió el récord sudamericano juvenil y obtuvo medalla de oro en la prueba de 100 metros pecho en el Campeonato Sudamericano Juvenil realizado en Sao Pablo el año 1979. A Ingeborg la estaban preparando para competir en los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980, donde, considerando que su tiempo en 100 metros pecho era la tercera mejor marca, habría disputado los primeros uestos, pero ese sueño competitivo de dirigentes y entrenadores no se concretó por la decisión política que impuso la metrópolis imperial para boicotear dichos juegos. A la fecha aún están vigentes sus records chilenos en 100 y 200 pecho, que impuso en el verano de 1981, son los records más antiguos del país, lo que constituye una prueba de su gran talento. Ingeborg le entregó muchos años a la natación y como la mayoría de los nadadores, por no decir todos, cuando la visitamos en Punta Arenas, donde hoy reside, nos dijo que lo hizo más por los deseos de sus padres y su línea formativa que por sus propios deseos, unca tuvo la pretensión de ser un ejemplo para la juventud, no cree en la validez de los ejemplos, pues considera que son perjudiciales para la búsqueda de una identidad individual, que será fundamental para el proyecto de vida de cada ser humano.

Hoy somos testigos de los triunfos de la mejor nadadora de la actualidad, se trata de Kristel Köbrich, que en los Juegos Panamericanos del año 2003, realizados en República Dominicana, al obtener la medalla de bronce en la prueba de 800 metros libres, se transforma en la primera nadadora chilena en ganar una medalla Panamericana. Posteriormente, en el XXXVII Sudamericano de Adultos, realizado en Maldonado, Uruguay, en marzo de 2004, Kristel Kobrich obtuvo dos medallas de oro, en 800 metros libre y en 1.500 metros libre, con marca de 16.24.39, nuevo récord sudamericano, marca que la ubica entre las mejores del mundo. En el Sudamericano de Mayores de Medellín, marzo de 2006, gana tres medallas de oro, 400, 800 y 1500 metros libre y su historia se sigue escribiendo. Para Kristel Kobrich, la natación es un juego, una alegría, los logros se han producido como resultado lógico de la combinación entre su talento, el deseo de mejorar sus marcas, su responsabilidad y su conciencia de que la natación es un proyecto a muy largo plazo, que se desarrolla paso a paso y seguiremos siendo testigos de sus logros deportivos.

Kristel es otro ejemplo de las visiones distintas de los adultos y de los deportistas, para aquellos lo más importante y digno de destacarse son las medallas obtenidas, pero para ella, para la deportista, lo más importante es el esfuerzo hecho en un ambiente deportivo poco propicio para el desarrollo de los deportistas de alto nivel, esfuerzo que dio como resultado nuevas marcas sudamericanas, que le sirvieron para ganar medallas y clasificar a los Juegos Olímpicos, consecuencias lógicas de dicho esfuerzo.

Investigador: Jorge Burgos Espinosa (2010)

La Natación en Chile - Historia

En Chile, la práctica de la natación deportiva se inició a principios del siglo XX, con la llegada de algunos ciudadanos británicos, entre los que destacó el “sportman” Spencer Le May, que tenía por hobby nadar, organizar partidos de waterpolo y navegar por las aguas del puerto de Valparaíso y sus costas aledañas.

Este británico, llamado el “padre de la natación chilena”, junto a otros “gringos” avecindados en Valparaíso y a un grupo de criollos que se habían incorporado a las prácticas natatorias, van dando los primeros pasos organizativos que culminan el 20 de Enero de 1920, fecha en que este entusiasta grupo de chilenos y “gringos” fundan la Asociación de Natación y Waterpolo de Chile, siendo una de las primeras del continente.

La Asociación, que posteriormente pasó a llamarse Federación Chilena de Natación y que desde el 27 de Febrero de 2004 se denomina Federación Chilena de Deportes Acuáticos, FECHIDA, tuvo su primera sede en Valparaíso y para facilitar el trabajo de coordinación y desarrollo de la natación el país fue dividido en 10 zonas:

  • Zona I Tacna y Tarapacá.
  • Zona 2 Antofagasta.
  • Zona 3 Atacama y Coquimbo.
  • Zona 4 Aconcagua.
  • Zona 5 Santiago.
  • Zona 6 Talca y Maule.
  • Zona 7 Ñuble, Concepción y Bío Bío.
  • Zona 8 Cautín.
  • Zona 9 Valdivia, Chiloé y Territorio de Aysén.
  • Zona 10 Territorio de Magallanes.

Spencer Le May, no aceptó ser su primer presidente por lo que fue elegido un entusiasta dirigente chileno, el señor Serafín Guerra, sin embargo, dos años después Spencer Le May no pudo seguir negándose y fue presidente entre 1922 y 1931.

Con la creación de la Asociación aumentó el entusiasmo por este deporte y en todo el país, hombres y mujeres de todas las edades, extranjeros residentes y chilenos, durante el verano buscaban las playas, lagunas y las primeras piscinas que se construyeron, como la Piscina Baños del Parque de Valparaíso y la de Quinta Normal de Santiago, que tenía forma de media luna.

La primera vez que se cronometró una prueba para registrar un récord fue el 7 de Febrero de 1923, ese día, en la prueba de 100 metros libres el nadador Mario Maino, del club Sportiva Italiana de Valparaíso, en la Piscina Baños del Parque, de 25 metros, cronometró 1’ 24”, estableciendo así el primer récord oficial chileno.

En Santiago, la natación nace oficialmente el año 1925, con la construcción de la Piscina del Estadio Policial, que después se llamó de Carabineros y después de Colo Colo. De ese año es también la piscina del Deutsche Sport Verein que estaba ubicada en Av. Los Leones que, posteriormente, pasó a la Universidad de Chile y hoy desaparecida bajo los cimientos de modernas construcciones.

El año 1929 se construyeron las piscinas El Llano, la del Estadio Gath y Chaves y la Piscina Escolar, la única techada y con ocasión del Primer Campeonato Sudamericano realizado por CONSANAT y organizado por Chile, se construye la piscina del Estadio Militar. En enero de 1930 se inaugura la piscina del Stade Francais.

Escrito por: Jorge Burgos Espinosa

Nadadores/as destacados

En una crónica publicada en la Revista Gol y Gol, de fecha 19 de diciembre de 1962, se dice que Victoria Caffarena, “Toyita”, fue la primera gran estrella femenina de la natación chilena. Entre los años 1927 y 1930 logró ocho títulos de campeona de Chile, en los estilos libre y espalda y en 1927 cubrió los 100 metros libres en 1.27.6, estableciendo récord sudamericano.

En la década del 30 la nadadora Inge Von der Forst destacó en el nivel sudamericano y europeo en estilo pecho. Inge nació en Krefeld, Alemania. A los 11 años de edad ingresó al club de natación Krefeld 09 y a los 13 años clasificó para defender a Alemania en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, pero su participación se frustró pues su padre debió viajar a Chile.

Inge se adaptó rápidamente al país y comenzó sus entrenamientos, siendo llamada a integrar la delegación chilena de natación que compitió en el Panamericano de 1940, realizado en Buenos Aires. Después de esta competencia batió el récord sudamericano en 100 metros pecho, estableciendo un registro de 1.30.6. Poco tiempo después este registro lo mejoró estableciendo una marca de 1.24.1, pero que no fue reconocido como récord pues la nadadora brasileña María Lenck nadó los 100 metros en 1.20.5, quien el estilo pecho lo nadaba con la brazada de mariposa. Cuando la Confederación Sudamericana de Natación separó ambos estilos, es decir, estilo mariposa con la nueva brazada y pecho con la brazada tradicional, el récord de Inge fue reconocido, haciendo justicia a una gran campeona.

La natación chilena tuvo su momento de gloria en el Sudamericano de 1937 realizado en Montevideo, al obtener el vicecampeonato con sólo 6 nadadores, compitiendo con Brasil, Argentina y Uruguay que llevaron equipos completos. Chile tuvo cuatro campeones, Jorge Berroeta en 200 metros pecho, Carlos Reed en 100 metros pecho y Washington Guzmán en 800 y 1500 metros. En este campeonato sucedió un hecho que pudo dejar a Chile como campeón ya que en la prueba de 100 metros libres se produjo una salida en falso que dejó a varios nadadores pegados a los monolitos de salida, entre ellos, el favorito de la prueba, el chileno Eduardo Pantoja, hubo reclamos de los delegados y el voto del delegado de Chile decidía, éste votó por no repetir la carrera, malogrando así la posibilidad de ganar el campeonato y tener otro campeón sudamericano.

Washington Guzmán, apodado “El Huaso”, es un ejemplo para los deportistas y para todos los ciudadanos de este país que ante cualquier dolencia física o mental se dan por derrotados sin luchar hasta el final. Washington Guzmán era un luchador, un agonista, sin embargo, no tenía ninguna condición física para los deportes, ya que siendo niño sufrió una afección pulmonar que le impidió un desarrollo normal y le produjo una extraordinaria debilidad física. Pero gracias a su coraje, constancia, entusiasmo y agonismo se sobrepuso y llegó a ser el nadador chileno más destacado de su época, campeón y recordman sudamericano. Es un ejemplo que demuestra tres cosas, que la falta o deficiencias de infraestructura deportiva no son determinantes para logros deportivos, que la fuerza de la mente es determinante para llegar a metas aparentemente imposibles y que la natación tiene un efecto beneficioso al transformar a un raquítico en un fiel exponente de la fortaleza física humana.

Siguiendo con nuestro resumido recuento histórico llegamos al año 1979 y nos encontramos con la nadadora chilena más destacada surgida de la Escuela de Talentos, Ingeborg Müller, quien a los 14 años de edad batió el récord sudamericano juvenil y obtuvo medalla de oro en la prueba de 100 metros pecho en el Campeonato Sudamericano Juvenil realizado en Sao Pablo el año 1979. Para muchos, Ingeborg, es la nadadora más destacada que ha tenido Chile. A los Juegos Olímpicos de Moscú no pudo asistir por el boicot, donde, seguramente, habría tenido una destacada actuación, pues sus tiempos 100 metros pecho así lo auguraban. A la fecha aún están vigentes sus récords chilenos en 100 y 200 pecho, que impuso en el verano de 1981, son los récords más antiguos del país, lo que constituye una prueba de su gran talento.

Avanzando en la historia de los nadadores destacados en el plano internacional, llegamos al Campeonato Sudamericano de Adultos realizado en San Felipe, Estado Yaracuy, Venezuela, año 1998, en ese evento, Marcos Burgos Fuster, un chileno nacido en San José de Costa Rica, que inició su formación como nadador en el Club Polideportivo Las Delicias de Maracay, Venezuela, que en Chile la continúa en la Universidad Católica y posteriormente en Stadio Italiano, entra en la historia de los grandes nadadores sudamericanos al ser campeón sudamericano en la prueba de 400 metros combinado individual, es decir, después de 61 años, un chileno vuelve a ganar una medalla de oro en un campeonato sudamericano de mayores. En dos oportunidades elegido el mejor nadador por el Círculo de Periodistas Deportivos

Para finalizar esta breve reseña histórica, nombraremos a Kristel Köbrich, la más talentosa nadadora de la actualidad, que en los Juegos Panamericanos del año 2003, realizados en República Dominicana, al obtener la medalla de bronce en la prueba de 800 metros libres, se transforma en la primera nadadora chilena en ganar una medalla Panamericana. En el XXXVII Sudamericano de Adultos, realizado en Maldonado, Uruguay, en marzo de 2004, Kristel obtuvo dos medallas de oro, en 800 metros libre y en 1.500 metros libre, con marca de 16.24.39, nuevo récord sudamericano, marca que la ubica entre las mejores del mundo. En el Sudamericano de Mayores de Medellín, marzo de 2006, gana tres medallas de oro, 400, 800 y 1500 metros libre. Hoy se está preparando para los Juegos Olímpicos de 2008 y allí, posiblemente, logre lo que Ingeborg no pudo por la intromisión política que la afectó en 1980 por el boicot a los Juegos, llegar a una final olímpica, su talento, su responsabilidad y su espíritu de lucha así lo pronostican.

Otros nadadores/as destacados.

Entre los nadadores de distintas épocas que también destacaron se pueden citar a Manfredo Guerra, extraordinario pechista que participó en los Campeonatos Sudamericanos de Lima en 1970, Arica, 1972 y Medellín 1974 y no logró ser campeón sudamericano porque fue contemporáneo de un selecto grupo de nadadores sudamericanos, como el brasileño y campeón mundial, José Silvio Fiolo y los argentinos Boreto, Forelli y Falcón que también estaban a nivel mundial; se pueden citar también a Adriano Venturi, finalista en el Panamericano de La Habana, a Rosita Guzmán, Blanca Fredes, Dafne Tassara, Ruby Bonder, Antonio Psijas nadador antofagastino elegido como el mejor nadador de 1968 por el Círculo de Periodistas Deportivos, Claudia Cortes, posteriormente destacada y admirada triatlonista, a Claudio Robles, subcampeón sudamericano adulto, medallista juvenil en Rosario en 1988 y décimo en 100 y 200 mts. espalda en el Panamericano de La Habana de 1991, a Gisela von der Forst, a Enrique Quiroz, Guillermo Villalobos, Sonia Urria y otros muchos cuyas historias están desperdigada en revistas, diarios, periódicos y en el recuerdo de algunos protagonistas y testigos.

Escrito por: Jorge Burgos Espinosa



Logo Revista Virtual

Revista Virtual
de la Asociación de
Arbitros, Jueces y Cronometristas
de Natación, Nado Sincronizado,
Polo Acuático y Saltos Ornamentales
de Chile,
AJUNACH.

Coordinador: Jorge Burgos Espinosa
Manual Jueces

Manual Jueces de Natación

por Jorge Burgos Espinosa



Galeria de fotos

Spencer le May Watson, "Padre de la natación chilena", fundador de la Asociación de Natación (hoy Federación).

Spencer Le May

Tres campeonas chilenas

Primer escudo de la Asociación de Natación.

Ingeborg Muller, la nadadora más talentosa que ha tenido Chile, no fue a los Juegos Olímpicos de Moscú por el boicot.

Marcos Burgos Fuster entra en la historia de los grandes nadadores sudamericanos al ser campeón sudamericano en la prueba de 400 metros combinado individual,





© 2014 - Exotic Software Solutions - Gold Coast, Australia